martes, 24 de agosto de 2010

Cuando no se juntan ni el hambre ni las ganas de comer

Como una droga, se apodera de mí.
Supongo que es lo que sientes cuando te drogas...
Se te nubla algo la vista,
la mente
que, de alguna manera, tiene un extraño grado de lucidez.
El cuerpo parece distinto,
más ligero y pesado a la vez.
Tus movimientos se ralentizan.
Las distancias con los objetos a tu alrededor cambian.
Y te engancha.
Empiezas una mañana que no te encuentras (muy allá),
le pillas el gusto y ya sigues
como por inercia,
para sentir diferente,
para no sentir,
por sentir
demasiado.

5 comentarios:

  1. Nenitadanger, que acertado el nombre que has elegido, que certeras también tus palabras que nos desgajan los ojos al leerlas. Gracias por la sacudida, sigue escribiendo, que lo haces genial y nos enganchas.

    muack1

    ResponderEliminar
  2. DIOS!!!!! supongo que tiene muchas interpretaciones (casi tantas como el número de gente que lo lea) pero es básicamente lo que siento cuando mi cabecita se pone "moñas" y te juro (creo que lo he llegado a escribir) que es lo que dices: una droga de la que resulta difícil separarse finalmente.

    Gracias, wapa!

    ResponderEliminar
  3. En realidad hablo de la anorexia, pero supongo que con tanta ambigüedad se puede interpretar desde diferentes lados.

    Gracias a las dos.
    re-muaks!!!

    ResponderEliminar
  4. :-)
    compañera, gracias por ese valor, por esa sangre. felicidades WWW que vino la nenitadanger!!!!!!!

    beson!

    ResponderEliminar